Doblar en el Blackjack

Doblar, o "Double Down", es una de las acciones básicas del Blackjack, junto con Plantarse ("Stand"), Pedir carta ("Hit"), Dividir ("Split"), Asegurar ("Insurance") y Pasarse ("Go bust").

Sin duda, la estrategia de doblar es una gran oportunidad para el jugador de aprovechar cuando las probabilidades de ganar son superiores al promedio.

DEPOSITA AHORA

REGÍSTRATE AHORA

¿Qué es doblar en el blackjack?

Doblar es la acción mediante la cual el jugador, si lo considera oportuno, después de recibir las dos primeras cartas del crupier, puede doblar su apuesta y recibir solo una carta adicional. Después de recibirla, con tres cartas, está obligado a plantarse.

¿Cuándo puedes doblar en el Blackjack?

La posibilidad de doblar en el Blackjack se concreta después de realizar la apuesta y después de que se hayan repartido las dos primeras cartas.

Si el jugador ya ha elegido Pedir o Plantarse, no puede doblar, ya que doblar debe ser la primera decisión tomada durante la mano.

Puedes doblar cuando tengas 11, 16 Suave, 17 Suave, 18 Suave, 9 Duro y 10 Duro.

El 11 es una situación muy favorable: en un juego real con 8 barajas, hay 32 cartas que pueden darte el codiciado e imbatible 21, y otras 24 que pueden darte al menos un 18, un número que muchos creen representa el ''De una forma u otra” de una mano ganadora.

Las matemáticas indican que el 11 es una mano tan fuerte que en este caso no es que puedas, sino que siempre debes doblar, incluso si el crupier tiene un 10: a largo plazo, pero también al corto, ganarás.

Ventajas y desventajas de doblar

Al igual que en todas las demás situaciones del Blackjack, las ventajas y desventajas de doblar dependen de las posibilidades matemáticas abiertas por la elección, por lo que las estrategias aquí también son bastante claras.

Habiendo dicho que el 11 es la mejor situación posible, veamos las otras que aún son ventajosas. Con 16, 17 y 18 Suaves, es decir, cuando tienes un as y un 5, 6 o 7, debes observar la carta expuesta del crupier: si tiene un valor bajo, entonces doblar ofrece más ventajas que desventajas, porque hay una muy buena posibilidad, con la tercera carta, de obtener una mano de 17 o más, ya que el as puede valer 1 u 11 según se requiera.

Incluso en situaciones de 9 y 10 Duros, después de repartidas las dos primeras cartas, siempre debes confiar en lo que tiene el crupier.

Con un 9 Duro, es decir, una mano sin un as, hay una ventaja matemática para doblar si la carta boca arriba del crupier vale 6 o menos.

Con un 10 Duro repartido, la ventaja matemática de doblar está presente si la carta boca arriba del crupier tiene un valor de 9 o menos: con un 10 Duro, doblar contra cartas con un valor de 10 o ases debe evitarse.

Por supuesto, todo está después vinculado a las reglas del casino en cuestión, pero en principio se puede decir que si el total de las dos cartas es mayor que 11, doblar trae más desventajas que ventajas y, por lo tanto, debe evitarse.

Otro caso en el que doblar casi nunca vale la pena es cuando la carta boca arriba del crupier es un as, excepto si tú tienes 11.

¿Qué otras opciones tiene el jugador?

Existen casinos físicos y casinos en línea que permiten doblar independientemente del valor de las dos cartas que se han repartido: en este caso hablamos de "Doblar en cualquier momento con dos cartas" siendo el anglicismo "Double any two cards".

Dado que el Blackjack no es un juego monolítico, ni es el mismo en todo el mundo, debemos mencionar las variantes: Doblar con 9, 10 u 11 (en la práctica, la duplicación solo es posible si el jugador con las dos primeras cartas obtiene un resultado de 9, 10 u 11) y Doblar solo con 10 u 11 (la duplicación está permitida si el jugador con las dos primeras cartas obtiene un resultado de 10 o 11).

Algunos casinos solo permiten doblar en situaciones de 9, 10 y 11 Duros. Otra variante está relacionada con Dividir, es decir, la división de la mano en dos manos separadas cuando las cartas tienen el mismo valor.

Después de dividir, de hecho, algunas mesas permiten doblar mientras que en otras no: se habla en estos casos de DAS (Doblar después de dividir), con la posibilidad de doblar después de la división, y no DAS (no Doblar después de dividir).

En el caso de DAS puede haber una excepción, es decir, no doblar cuando hay dos ases.