Split Blackjack - Qué es dividir en Blackjack | LeoVegas

Qué es split blackjack: Cómo dividir las cartas

El Blackjack es uno de los juegos más populares de los casinos en vivo de todo el mundo. Esto se debe no solo a la larga historia que tiene el blackjack por detrás (los primeros registros datan del siglo XVII), sino también a sus reglas que son muy simples y que han garantizado por tanto su popularidad. Entre estas, a menudo se escucha hablar de dividir en el blackjack o split en blackjack, una de las estrategias más populares de este juego: ¿Qué es exactamente?

DEPOSITA AHORA

REGÍSTRATE AHORA

Para comprender este mecanismo del juego, primero se debe hacer un resumen de cómo se juega al blackjack: los jugadores desafían al crupier individualmente, representado por el casino, para intentar llegar a sumar veintiuno. Básicamente, a los jugadores se les reparten dos cartas a cada uno, que representan su mano inicial. En este punto, pueden realizar tres acciones:

  • Pedir carta: el jugador de la mano le pide al crupier otra carta para intentar aumentar su puntuación.
  • Plantarse: el jugador en su turno está satisfecho con la puntuación que ya tiene con las dos cartas iniciales y pasa el turno porque no quiere recibir más cartas.
  • Doblar: el jugador en su turno tiene una puntuación entre 9 y 11 considerando las dos primeras cartas; por lo tanto, puede optar por doblar su apuesta (a cambio, sin embargo, de recibir solo una carta más y luego detenerse).
  • Dividir o Split cartas: el jugador en su turno puede decidir dividir su mano inicial si le reparten dos cartas iguales, es decir, un par.

Dividir o Split es equivalente a dividir cartas: en el blackjack, esta acción se llama "dividir" a partir del verbo "to split", que significa dividir. Entonces, veamos exactamente cómo funciona el split en el blackjack y, especialmente, cuándo es apropiado hacerlo según las cartas en tu mano.

Split en blackjack - Qué es

Comprender lo que significa split el blackjack es muy sencillo: dividir la mano en el blackjack es una de varias acciones permitidas a los jugadores en la mesa. Pero sólo si se cumple una condición, es decir, que los jugadores reciban dos cartas iguales en su primera mano.

Básicamente, siempre es una buena idea averiguar si la mesa del casino tiene reglas especiales con respecto a la división en el blackjack. Algunos casinos sólo permiten hacer split con cartas iguales y no con cartas del mismo valor. Esta regla se aplica a las decenas y a las figuras.

De hecho, significa que si tienes un diez y una jota, o incluso un rey y una reina, no podrás hacer split (a pesar de que el valor de la mano representa un par: en el blackjack, las figuras valen decenas, como los dieces normales). Otros casinos, sin embargo, permiten dividir inclusive en los ejemplos que acabamos de mencionar: sólo importa que el valor de las dos cartas sea el mismo.

Así que procedamos con la explicación de split en blackjack e imaginemos que tenemos un 9 de espadas y un 9 de corazones.

Teniendo un par en nuestra primera mano, invocamos a la división y así dividimos esta en dos manos de juego diferentes. A partir de ahora jugaremos con dos manos diferentes y para cada una de ellas podremos elegir qué acción realizar.

Evidentemente, ahora tener dos manos significa que tendremos que volver a apostar la cantidad apostada inicialmente para una sola mano: son dos manos diferentes y requieren dos apuestas, una por mano.

Una vez hecho esto, comenzamos en ambas manos con una sola carta (en nuestro ejemplo, el 9) y podemos decidir realizar las acciones normales para intentar conseguir 21, o al menos una puntuación alta, con ambas manos.

Pero después de hacer un split blackjack, pueden aplicarse reglas adicionales, que varían de un casino a otro: veamos cuáles en la siguiente sección.

Niveles de división de cartas

La primera regla que puede variar después de la división se refiere al nivel de split. ¿Qué es esto? Si tenemos una mano inicial con dos cartas iguales y se nos permite dividir, después del split nos encontramos en el "primer nivel de división": de la mano inicial única ahora tenemos dos manos diferentes.

Pero después de dividir, ¿podemos hacer split nuevamente en el blackjack?

Esta pregunta es totalmente legítima, porque ahora nos encontramos con una sola carta en ambas manos. Tomando el ejemplo anterior, si teníamos dos 9 en nuestra primera mano, ahora nos encontramos con dos manos diferentes y cada una tiene un 9 como única carta. Obviamente, debemos pedir otra carta y si sale otro 9, terminaremos con una pareja nuevamente.

En la mayoría de los casinos, se nos permite hacer una segunda división en el blackjack, en cuyo caso nos encontraremos en el "segundo nivel de split".

De hecho, después de la primera división que dividió nuestra mano inicial en dos manos, ahora nos encontramos con una de estas dos manos dividida en otras dos manos. Más allá de este nivel, generalmente no se nos permite hacer split, lo que significa que si llegamos a recibir otro 9 en una de las dos manos que acabamos de dividir en el segundo nivel, no podemos pedir dividir nuevamente y llegar al tercer nivel de división.

Las reglas de dividir ases

Cuando se trata del blackjack, los ases son probablemente las cartas más importantes (pueden valer 1 u 11).

Por esta razón, cuando ocurre un split con un par de ases, algunos casinos pueden aplicar reglas diferentes sobre cómo proceder.

Por ejemplo, la mayoría de los casinos solo permiten un split con ases, luego se detienen en el primer nivel de división.

Esto significa que si, después de dividir el par inicial en dos manos diferentes, recibimos otro as (y así creamos otro par de ases), entonces no podemos dividir las cartas nuevamente para llegar al segundo nivel de split. Además, a menudo se permite a los jugadores pedir solo una carta de cada una de sus dos manos y no se les permite pedir más.

Finalmente, una última regla que algunos casinos podrían aplicar al split en blackjack se refiere a la materialización del blackjack. En general, independientemente de si se divide teniendo un par de ases o cualquier otro par, los casinos podrían no permitir el blackjack en otros niveles de split.

Es decir, si después de dividir dos ases logramos tener un 10 como carta, no haremos blackjack sino solamente veintiuno.

¿Cuándo es apropiado dividir cartas?

Ahora que entendemos cómo funciona la división en el blackjack, veamos cuándo tiene sentido dividir cartas. De hecho, dividir la mano inicial cambia las posibilidades de ganar y puede que no siempre valga la pena. A veces depende completamente del par de nuestra mano, otras veces tendremos que considerar también lo que lleva el crupier.

Par de ases

Los ases son las cartas más importantes y jugar una mano con dos ases no beneficia mucho al jugador, ya que un as debería valer 11 y el otro 1, dando como resultado una puntuación inicial de tan sólo 12 puntos. Dividir una mano inicial con dos ases permite a los jugadores tener muchas más posibilidades de recibir una carta que valga 10 (el 10 normal o una de las muchas bazas) al pagar la mano dividida y así hacer veintiuno.

Par de Ochos

Una mano inicial de este tipo no es la mejor para un jugador, porque comienzas con una puntuación total de 16 y sólo se necesita una carta superior a cinco para pasarse y perder. Dividir una mano así nos permite tener dos manos diferentes con un ocho como carta inicial y, por lo tanto, tener más posibilidades de obtener buenas puntuaciones sin correr el riesgo de pasarnos.

Par de dos, tres o sietes, y la figura del crupier está entre dos y siete

Estas manos iniciales tienen una alta probabilidad de arruinar al jugador en una o dos cartas, y elegir dividir las cartas da mejor resultado.

Par de nueves y el crupier tiene una carta expuesta entre dos y seis o tiene un ocho o nueve

En este caso el jugador tiene 18 de puntuación total y pedir más cartas definitivamente podría conducirle a pasarse. Sin embargo, si el crupier tiene una de las cartas marcadas como primera carta, plantarse con 18 como puntuación final no es lo mejor. Al dividir, obtienes mejores probabilidades de obtener una puntuación final más alta.

Par de seises y el crupier tiene una carta expuesta entre dos y seis

Cuando el crupier comienza con esas cartas, hay mayores posibilidades de que se pase. Por lo tanto, dividir las cartas es una ventaja para el jugador porque aumenta las posibilidades de obtener una buena puntuación (incluso se puede obtener un 10 pidiendo más cartas), mientras que, por otro lado, la banca tendrá más dificultades.

¿Cuándo no es recomendable hacer split?

Así como en algunas situaciones puede ser conveniente dividir en el blackjack, en otros casos es mejor quedarse con el par de cartas iniciales para tener una mejor oportunidad de obtener una buena puntuación.

Par de dieces

Una mano inicial de este tipo ya es muy buena para el jugador, ya que hablamos de una puntuación de 20, superable sólo por un 21 o blackjack, y es muy difícil obtener una puntuación mejor después de split.

Par de cincos

Comenzar con dos cincos significa una puntuación total de 10, lo cual es una puntuación inicial muy buena, ya que ninguna carta nueva que pidamos nos puede hacer pasarnos. Con una mano inicial como esta, a menudo vale la pena duplicar la apuesta si el crupier no tiene un nueve, un diez o un as como carta destapada.

Par de cuatros

El mismo argumento que se aplica a los cincos se puede aplicar al par de cuatros como mano inicial. Cualquier carta que salga no puede hacer que el jugador se pase, y la puntuación máxima alcanzable con esta mano, comenzando con un total de ocho, es 19 (en el caso de dividir, sacar un cinco, un seis o un siete le daría al jugador manos mejores).