La historia del logo de la NBA - LeoVegas Blog

Historia del Logo de la NBA

El logotipo de coca-cola, el de Ford, la estrella de Mercedes, el de Burger King o McDonald 's, el de VISA y Mastercard…muchos son los ejemplos de la importancia de la imagen de marca para cualquier negocio.

La NBA, como casi siempre, lo entendió antes que nadie, posicionándose sobre el resto de competiciones deportivas, tanto en Estados Unidos como en el resto del planeta, con un diseño realizado el mismo año que el hombre pisó la Luna por primera vez.

Puede que no te guste el baloncesto o puede que incluso nunca hayas visto un partido de baloncesto pero ¿ A qué sabes cuál es el logotipo de la NBA ?. Si no es así, te lo vamos a contar porque su historia es una de las grandes claves del desarrollo de la mejor liga de baloncesto del planeta.

DEPOSITA AHORA

REGÍSTRATE AHORA

El logo de la NBA desde sus inicios

El embrión de lo que acabaría siendo la NBA, la ABA se puso en marcha en junio de 1946. Algunos de los dueños de franquicia de la liga de hockey se decantaron por el que en aquel momento, era el cuarto deporte de Estados Unidos. Aquella pre-NBA competía más a nivel regional que nacional, con un mercado aún por conquistar. Sería la unión de aquellas competiciones regionales lo que dio lugar a la NBA un poco más tarde, lanzándose al mercado con un diseño básico en el que se podía ver una pelota de color blanco, más parecida a una bola de beisbol que a un balón de baloncesto, con el nombre de la competición en caracteres rojos. Para la época, era un diseño que cumplía con la función básica de publicitar aquella nueva competición que rivalizaba con otras competiciones deportivas de todo el país.

En 1953, el logo fue modificado por uno aún más básico, que reflejaba las iniciales de la competición por primera vez, situadas sobre un balón marrón de baloncesto en el fondo.

La NBA mantuvo ese diseño hasta el año 1962, cuando se dio un paso atrás, optando por un diseño en gris que no mejoraba en nada a su predecesor.

Sin embargo, todo cambió en 1969. En plena lucha con la ABA (no confundir con la competición que dio lugar a la NBA) por la hegemonía del baloncesto en Estados Unidos, la NBA contrató a la Alan Siegel, de la agencia publicitaria Siegel + Gale, para realizar un logo que les pusiera por delante de sus rivales.

Siegel se puso manos a la obra, buscando en revistas deportivas de la época algo que le inspirase a la hora de crear un logo diferencial. Sería al ver una imagen del base de Los Ángeles Lakers, Jerry West, en acción de bote, cuando el publicita y diseñador diera con la tecla.

West era uno de los iconos de la mejor liga del mundo. De repente, la imagen de una de sus estrellas se hacía ícono de la NBA, dando un paso adelante en un concepto clave hasta nuestros días: es una liga de estrellas.

Siegel usó la silueta de West, en blanco, situándola sobre un fondo azul y rojo. Ese juego con los colores de la bandera estadounidense jugaría un papel importe al despertar ese sentimiento patriota tan arriesgado en el país de las barras y estrellas.

La influencia del logo de la NBA en la cultura pop

Convertido en un icono social, la marca NBA se ha asociado a un diseño cuyo valor es incalculable. Aunque en ocasiones se ha planteado la posibilidad de sustituir la silueta de West por la de otro jugador (se ha hablado de Jordan o de Kobe Bryant), lo cierto es que esa silueta del base el conjunto angelino se ha mantenido inamovible ante el clamor popular. Tanto es así que este diseño apenas ha variado en el tiempo, siendo únicamente actualizado en 2017 y convirtiéndose en una de las imágenes más icónicas del mundo del deporte.

El diseño del logo de la NBA ha sido copiado por competiciones deportivas de todo el mundo, con un éxito dispar. La propia rival de la NBA, la ABA, adoptó un diseño parecido en uno de sus últimos intentos de renacer. Para su desgracia, el público norteamericano no está por la labor de seguir más que una competición profesional de cada uno de sus 4 grandes deportes (béisbol, fútbol americano, hockey hielo y baloncesto) y, en el caso del deporte de la canasta, la opción tanto a nivel nacional como internacional no es otra que seguir una competición cuyo logo forma parte de nuestras vidas, luciéndolo en todo tipo de prendas y artículos de vestir, complemento y hasta joyas.