Estrategia de ruleta 1-3-2-6 | LeoVegas Blog

La Estrategia 1-3-2-6 en la Ruleta

Estos no son los números para jugar a la lotería, pero no estamos muy lejos de ello: el sistema de apuestas 1-3-2-6 se basa en la estrategia Paroli, un método que se remonta al siglo XVI.

El objetivo de esta estrategia es ganar 4 apuestas consecutivas, aumentando la apuesta desde la cantidad que se ha elegido como unidad base.

Existen varias áreas en las que se podría utilizar esta estrategia 1-3-2-6, comenzando por las apuestas deportivas de fútbol y baloncesto, pero también en mesas de casino en vivo de blackjack y ruleta, siempre y cuando se apueste a cuotas que paguen dinero par, es decir, rojo/negro, altos/bajos, par/impar. Este sistema se caracteriza por su simplicidad y facilidad de replicación.

DEPOSITA AHORA

REGÍSTRATE AHORA

¿Cómo funciona el método?

El sistema 1-3-2-6 requiere que el jugador apueste durante cuatro rondas consecutivas 1, 3, 2 y 6 unidades solo en caso de ganar, y como se mencionó anteriormente, se recomienda encarecidamente utilizarlo para apuestas que tengan un 50% de probabilidad de ganar. 1-3-2-6 es la secuencia de unidades que el jugador tendrá que apostar en caso de una apuesta exitosa, mientras que en caso de una apuesta perdida, solo se debe apostar 1 unidad.

Supongamos que en la primera ronda el jugador gana, su apuesta fue de 1 unidad, en la siguiente ronda la apuesta se aumenta a 3 unidades, si en la segunda ronda se pierde la apuesta, el jugador deberá empezar de nuevo con la secuencia y apostar de nuevo 1 unidad.

El método de apuestas es muy simple y directo: si ganas, sigues la secuencia 1-3-2-6, si pierdes, vuelves a empezar desde el principio.

Lo único que debes hacer en la etapa preliminar es establecer las cuotas de apuestas, ya que el sistema solo indica el multiplicador de la apuesta, no la apuesta real.

Si se completa toda la serie propuesta ganando las cuatro rondas de 1, 3, 2 y 6 unidades, el jugador deberá reiniciar el ciclo desde el principio apostando una unidad.

Ejemplos prácticos

¿Quieres la teoría explicada en términos sencillos? Aquí tienes un ejemplo práctico de la estrategia 1-3-2-6:

Primero, el jugador debe establecer la apuesta base en la que se multiplicará la serie.

El jugador establece su apuesta inicial en 2€.

El crupier lanza la bola blanca, el jugador apuesta 2€ al ROJO en la primera ronda. Apuesta ganada.

En la segunda ronda, el jugador debe multiplicar su apuesta inicial por 3: 6€, que es la cantidad que apuesta al NEGRO. La bola gira y cae en NEGRO, apuesta ganada.

Siguiendo la secuencia, en la tercera ronda, el jugador debe apostar 4€, elige el NEGRO nuevamente. La suerte está de su lado hoy, ya que nuevamente sale NEGRO. Tercera ronda ganada, en la cuarta ronda la apuesta se eleva aún más: 12€.

El jugador apuesta de nuevo al NEGRO, pero esta vez la bola cae en ROJO. Apuesta perdida, el jugador ha perdido 12€, pero como había ganado un total de 12€ en las rondas anteriores, su saldo sigue siendo equilibrado.

En este punto, el jugador, habiendo perdido, comenzará la serie de nuevo apostando desde 2€ o una apuesta diferente. Supongamos que el jugador, por precaución, decide reducir su presupuesto y disminuye la apuesta a 1€.

Desafortunadamente, el jugador vuelve a perder y se encuentra con una pérdida de -2€. En la tercera ronda, el jugador continúa apostando 1€, y así sucesivamente hasta que gane una ronda, momento en el cual podrá apostar 3 unidades, en este caso 3€.

Si la apuesta resulta ganadora, apostará 2 unidades (2€) en la siguiente ronda, de lo contrario, el jugador deberá comenzar de nuevo apostando 1€.

Ventajas y desventajas

Como ya hemos visto, el sistema 1-3-2-6 es un sistema muy sencillo que no requiere mucho esfuerzo mental ni matemático, de hecho, es prácticamente imposible confundirse con una secuencia de tan pocas rondas.

También es un método diseñado específicamente para minimizar las pérdidas, ya que incluso si uno gana las primeras 3 apuestas y pierde en la cuarta ronda, el jugador aún podrá mantener un equilibrio. De hecho, esta estrategia permite controlar el presupuesto en caso de muchas apuestas consecutivas perdidas.

Sin embargo, ningún método de apuestas puede darle al jugador una ventaja sobre la banca. Si ocurre una serie de apuestas perdidas, el inexorable epílogo será que el jugador deberá dejar parte de su dinero en la mesa de juego.