Sistema Fitzroy Ruleta | Descubre todo al respecto en LeoVegas

Sistema Fitzroy en la ruleta

El Sistema Fitzroy para jugar a la ruleta es uno de los sistemas más famosos de la historia, gracias al grupo de jugadores ingleses liderados por Norman Leigh, quienes en las décadas de 1950 y 1960 reventaron los casinos de la Côte d'Azur.

Una aventura contada por el propio Leigh en el libro "Trece contra el banco" y basada en estudios realizados por él mismo, en busca de un método matemático que pudiera ser aplicado jugando en grupo en todas las posibilidades, de manera que se pudieran cubrir las posibles pérdidas de uno con las ganancias de otro. Pero, ¿en qué consiste el Sistema Fitzroy?

DEPOSITA AHORA

REGÍSTRATE AHORA

Cómo funciona el Sistema Fitzroy en la ruleta

Leigh tomó prestado, por no decir que copió, el Sistema Fitzroy de los estudios de dos aristócratas británicos de un siglo anterior al suyo: James St. Clair-Erskine, Conde de Rosslyn, y su hermano Alexander.

El sistema tiene el segundo nombre de Alexander, Fitzroy, pero estas historias al respecto sin duda son menos interesantes que su aplicación concreta, muy similar a la progresión de D'Alembert.

Entrando en materia básicamente, se agrega una unidad a la apuesta después de perder y se resta una después de ganar. Por lo tanto, se puede decir que es una versión suave de la Martingala. El Sistema Fitzroy tiene dos variantes principales: la primera es igual a la mencionada D'Alembert, la segunda tiene como objetivo ganar en un período de tiempo más corto.

El sistema se aplica a cada posible resultado de la ruleta, desde números completos hasta apuestas simples, como Rojo/Negro, Par/Impar, Manque/Passe, apostando a múltiples juegos simultáneamente.

Tomando el ejemplo de Rojo/Negro, comenzamos con 1 euro en Rojo, pero sale Negro y luego apostamos 2 euros en Rojo. Sale Negro nuevamente y luego apostamos 3 euros en Rojo, que esta vez sale, generando un saldo positivo de 3 que iguala las pérdidas de los primeros dos aciertos.

En el cuarto acierto, se colocan 2 euros en Rojo, y así sucesivamente. Con un mayor número de apuestas, se nota que el Sistema Fitzroy entra en la zona ganadora cada vez que se vuelve al equilibrio entre apuestas ganadoras y apuestas perdedoras, y a menudo incluso cerca del equilibrio.

Estamos hablando de la primera variante del Sistema Fitzroy, la menos agresiva.

El Sistema Fitzroy: comparación entre las dos variantes

En la forma más simple de este sistema, el jugador comienza su ataque al casino con una apuesta de una unidad o pieza. Si el jugador gana esta apuesta, la racha termina aquí y comienza una nueva. En la práctica, mientras el jugador gane, siempre apuesta una unidad.

Tan pronto como el jugador pierde por primera vez, apuesta 2 unidades en la siguiente jugada. Si el jugador también falla esta jugada, apuesta 3 unidades en la siguiente, y así sucesivamente, hasta que alcance un saldo positivo.

La que acabo de describir es la Variante 1 del Sistema Fitzroy. También en la Variante 2 del Sistema Fitzroy, el jugador apuesta una unidad en cada jugada hasta que gane. Sin embargo, después del primer resultado negativo, apuesta 3 unidades en lugar de las 2 de la Variante 1: si esta jugada también se pierde, la apuesta se incrementa en una unidad después de cada jugada, independientemente del resultado, hasta que se alcance el objetivo.

El objetivo en la variante 2 no es solo ganar, sino ganar una unidad por cada jugada realizada.

El Sistema Fitzroy: ejemplo de la Variante 2

Veamos una partida jugada siguiendo la Variante 2 del Sistema Fitzroy.

Primer intento, se apuesta 1 unidad, perdió, saldo -1. Dado que el jugador quiere ganar una unidad por cada jugada realizada, si es posible, el saldo deseado después de la segunda jugada es +2. El jugador apuesta entonces 3 unidades.

Segundo intento, apuesta 3 unidades, perdió, saldo -4. Si el jugador hubiera ganado esta jugada, la racha habría terminado. Pero ahora estamos en la hipótesis de pérdida doble, así que continuamos y la apuesta se incrementa en una unidad y se lleva a 4 unidades.

Tercer intento, el jugador apuesta 4 unidades, ganó, saldo 0. ¿La serie se reanuda apostando 1?

No, el cuarto intento es llegar a +4, con una unidad ganada por cada intento.

Para lograr esto, el jugador no necesita aumentar aún más su apuesta, así que nuevamente el jugador apuesta solo 4 unidades. En otras palabras, la progresión siempre va en aumento, tanto si se gana como si se pierde, hasta que se alcance el beneficio de una unidad. No hace falta decir que la variante 2 lleva más fácilmente a exposiciones a la pérdida y a la ganancia mucho más altas que la variante 1.

Ventajas y desventajas del Sistema Fitzroy en la ruleta

La principal ventaja del Fitzroy sobre otros sistemas de progresión como la Martingala es un plan de apuestas más plano, al menos en la variante número uno. Dado que la apuesta se incrementa solo en una unidad después de una jugada perdedora, los jugadores pueden administrar mejor su presupuesto. Sin mencionar la diversificación del riesgo, dado que estamos presentes en todos los frentes de apuestas.

La principal desventaja no proviene del sistema, sino de las matemáticas: a largo plazo, el margen de la casa del 2.7% erosiona el capital del jugador y solo un retorno al equilibrio después de unas cuantas jugadas perdedoras puede generar rachas exitosas. En última instancia, se puede decir que el Sistema Fitzroy no es una solución para enriquecerse con la ruleta, pero ciertamente es un buen método de gestión del presupuesto. Para ser aplicado en grupos, posiblemente sencillo para todos los miembros, sin llamar demasiado la atención.